Buenos Aires, 16 de diciembre de 2017

Buscador

 

 

"Fontanarrosa, lo que se dice un ídolo"

 

 

Titulo: “Fontanarrosa, lo que se dice un ídolo”-Titulo original: Idem, Argentina 207, hablada en español. Guión y realización, seis directores Gustavo Postiglione (“Vidas privadas”, con Julieta Cardinali, Gastón Pauls y Jean Pierre Noher)Juan Pablo Buscarini (“No se si he sido claro”), con Dady Brieva -  Héctor Molina (“El asombrado”), con Darío Grandinetti, Claudio Rissi, Catherine Fulop y Mario Alarcón -  Néstor Zapata (“Sueño de barrio”), con Pablo Granados y Chiqui Abecasis y Raúl Calandra – Hugo Grosso (“Elige tu propia aventura”). Con Luis Machín, Ivana Acosta, Kate Rodríguez – Pablo Rodríguez Jauregui (“Semblanzas deportivas”), tres cortometrajes de animación), basados en cuentos de Roberto Fontanarrosa. Producción: Carrousel Films. Estreno en la Argentina: 27 de julio de 22017, sin datos sobre la distribución. Género: Comedia dramática. Duración: 113 minutos, S/M.13 años.

NOTA: Se desconocen otros datos de la ficha técnica.

 

 

 

 

A diez años de la desaparición física del genial Roberto Fontanarrosa, el “negro” para los amigos, se estrena este filme homenaje basado en cuentos y relatos de su propia autoría.

Seis relatos llevados a puerto por sendos directores, el “alma matter” del proyecto Juan Pablo Buscarini deja para si “No se si he sido claro”, quien hace la traslación de un monologo a un cortometraje en el que se  despliega el cuento y no lo traiciona en su esencia  Muy bien realizado, en el cual sorprende la performance de Daddy Brieva como el actor principal.

Continua en ese orden las “Semblanzas deportivas”, donde  los reconocibles personajes dibujados por Fontanarrosa cobran vida y calor de la mano de   Pablo Rodríguez Jáuregui, y pasión en la voz de Miguel Franchi.

Cada director hizo uso desde su propia mirada que nunca será la del lector individual, pueden tener semejanzas, por eso la mirada de Gustavo Postiglione sobre “Vidas privadas” es  demasiado personal, ese entrecruzamiento entre dos ficciones y una obra de teatro, sostenidas por una realidad posible, para nada virtual, es una jugada arriesgada de la que sale bien parado, pero pierde un poco de la fuerza dramática del texto original, tampoco nada grave.

Las muy buenas actuaciones de Luis Machin y Dario Grandinetti en “Elige tu propia aventura” y “El asombrado” respectivamente, son las que le dan rienda suelta a los textos. El primero, jugado como un inofensivo perdedor por naturaleza, y el segundo, con el plus de la química que se produce entre Grandinetti y el genial Claudio Rissi.

Posiblemente el menos logrado es “Sueños de Barrio”, dirigido por Néstor Zapata, sea a causa de querer sostenerse en la simpatía y empatía que genera el actor, dejando de lado la rigurosidad narrativa del autor para establecer la ironía, a diferencia de la estupidez humana, o la locura si se quiere.

Fue el rosarino universal quien consiguió seducir, como muy pocos, humor de por medio y como vehiculo, con humildad y maestría, el sentimiento popular frente a las cinco cosas a las que pareciera reducirse la vida: el amor, la amistad, la pasión, la locura y la muerte.

El problema que se suscita en este tipo de producciones de múltiples segmentos, cuentos, responsables,  no es la perdida de unicidad, acá otorgada por el autor, sino lo desparejo entre ellos en los resultados finales. Pero vale el intento, y sobre todo la intención.

A diez años de la desaparición física del genial Roberto Fontanarrosa, el “negro” para los amigos, se estrena este filme homenaje basado en cuentos y relatos de su propia autoría.

Seis relatos llevados a puerto por sendos directores, el “alma matter” del proyecto Juan Pablo Buscarini deja para si “No se si he sido claro”, quien hace la traslación de un monologo a un cortometraje en el que se  despliega el cuento y no lo traiciona en su esencia  Muy bien realizado, en el cual sorprende la performance de Daddy Brieva como el actor principal.

Continua en ese orden las “Semblanzas deportivas”, donde  los reconocibles personajes dibujados por Fontanarrosa cobran vida y calor de la mano de   Pablo Rodríguez Jáuregui, y pasión en la voz de Miguel Franchi.

Cada director hizo uso desde su propia mirada que nunca será la del lector individual, pueden tener semejanzas, por eso la mirada de Gustavo Postiglione sobre “Vidas privadas” es  demasiado personal, ese entrecruzamiento entre dos ficciones y una obra de teatro, sostenidas por una realidad posible, para nada virtual, es una jugada arriesgada de la que sale bien parado, pero pierde un poco de la fuerza dramática del texto original, tampoco nada grave.

Las muy buenas actuaciones de Luis Machin y Dario Grandinetti en “Elige tu propia aventura” y “El asombrado” respectivamente, son las que le dan rienda suelta a los textos. El primero, jugado como un inofensivo perdedor por naturaleza, y el segundo, con el plus de la química que se produce entre Grandinetti y el genial Claudio Rissi.

Posiblemente el menos logrado es “Sueños de Barrio”, dirigido por Néstor Zapata, sea a causa de querer sostenerse en la simpatía y empatía que genera el actor, dejando de lado la rigurosidad narrativa del autor para establecer la ironía, a diferencia de la estupidez humana, o la locura si se quiere.

Fue el rosarino universal quien consiguió seducir, como muy pocos, humor de por medio y como vehiculo, con humildad y maestría, el sentimiento popular frente a las cinco cosas a las que pareciera reducirse la vida: el amor, la amistad, la pasión, la locura y la muerte.

El problema que se suscita en este tipo de producciones de múltiples segmentos, cuentos, responsables,  no es la perdida de unicidad, acá otorgada por el autor, sino lo desparejo entre ellos en los resultados finales. Pero vale el intento, y sobre todo la intención.

A diez años de la desaparición física del genial Roberto Fontanarrosa, el “negro” para los amigos, se estrena este filme homenaje basado en cuentos y relatos de su propia autoría.

Seis relatos llevados a puerto por sendos directores, el “alma matter” del proyecto Juan Pablo Buscarini deja para si “No se si he sido claro”, quien hace la traslación de un monologo a un cortometraje en el que se  despliega el cuento y no lo traiciona en su esencia  Muy bien realizado, en el cual sorprende la performance de Daddy Brieva como el actor principal.

Continua en ese orden las “Semblanzas deportivas”, donde  los reconocibles personajes dibujados por Fontanarrosa cobran vida y calor de la mano de   Pablo Rodríguez Jáuregui, y pasión en la voz de Miguel Franchi.

Cada director hizo uso desde su propia mirada que nunca será la del lector individual, pueden tener semejanzas, por eso la mirada de Gustavo Postiglione sobre “Vidas privadas” es  demasiado personal, ese entrecruzamiento entre dos ficciones y una obra de teatro, sostenidas por una realidad posible, para nada virtual, es una jugada arriesgada de la que sale bien parado, pero pierde un poco de la fuerza dramática del texto original, tampoco nada grave.

Las muy buenas actuaciones de Luis Machin y Dario Grandinetti en “Elige tu propia aventura” y “El asombrado” respectivamente, son las que le dan rienda suelta a los textos. El primero, jugado como un inofensivo perdedor por naturaleza, y el segundo, con el plus de la química que se produce entre Grandinetti y el genial Claudio Rissi.

Posiblemente el menos logrado es “Sueños de Barrio”, dirigido por Néstor Zapata, sea a causa de querer sostenerse en la simpatía y empatía que genera el actor, dejando de lado la rigurosidad narrativa del autor para establecer la ironía, a diferencia de la estupidez humana, o la locura si se quiere.

Fue el rosarino universal quien consiguió seducir, como muy pocos, humor de por medio y como vehiculo, con humildad y maestría, el sentimiento popular frente a las cinco cosas a las que pareciera reducirse la vida: el amor, la amistad, la pasión, la locura y la muerte.

El problema que se suscita en este tipo de producciones de múltiples segmentos, cuentos, responsables,  no es la perdida de unicidad, acá otorgada por el autor, sino lo desparejo entre ellos en los resultados finales. Pero vale el intento, y sobre todo la intención.

 

 

Calificación: Buena (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.