Buenos Aires, 21 de julio de 2017

Buscador

 

 

"Una semana y un día"

 

 

Titulo: “Una semana y un día”. Titulo original: “Ehavua ve yom”, Israel 2016, hablada en hebreo, con subtítulos en español. Guión y realización: Asaph Polonsky. Producción: Naomi Levari, Saar Yogev. Fotografía: Moshe Mishali. Música: Ran Bagno. Casting: Esther Kling. Dirección de arte: Yoav Sinai.  Diseño y supervisión de edición de sonido: Aviv Aldema. Compaginación: Tali Helter-Shenkar. Intérpretes: Sharon Alexander (Shmulik Zooler), Shai Avivi (Eyal Spivak), Evgenia Dodina (Vicky Spivak), Uri Gabriel (Refael), Carmit Mesilati Kaplan (Keren Zooler), Tomer Kapon (Zooler), Alona Shauloff (Bar), Estreno en la Argentina: 29 de junio de 2017, presentado por CDI Films. Género: Drama. Duración: 98 minutos, S/M.13 años.

 

 

 

 

 

Estar de duelo ante la despedida de un familiar es una circunstancia difícil que todo ser humano transita alguna vez, pero es mucho más duro aún cuando ese momento lo atraviesa un matrimonio ante la muerte de un hijo, y si es varón, en el judaísmo, es un sufrimiento infinito que requiere una gran valentía y temple poder asimilarlo.

La Shivá, en la religión judía es transitar el dolor por el fallecimiento de un pariente durante una semana, acompañado por otros familiares, donde hay que permanecer en la casa y no trabajar. Luego de este período la gente puede volver a sus tareas habituales.

El director de esta película, Asaph Polonsky, en su ópera prima toma esta frecuente situación para retratar lo que le ocurre a una pareja israelí, encarnada por Vicky (Evgenia Dodina) y Eyal (Shai Avívi), tras la muerte de su único hijo Ronnie, de 25 años, luego de luchar contra un cáncer.

El film comienza justo cuando termina la Shivá y ambos tienen que salir a la calle a enfrentarse con la vida diaria. Vicky intenta volver a trabajar en el colegio primario donde es maestra y necesita llevarle a los demás una imagen que, pese a todo, está entera, posiblemente no sólo por los demás sino también  por ella misma. Por el contrario, a Eval no le importa mostrarse como está, y tampoco demuestra un interés real en retornar a sus obligaciones, ni a hacer otras tareas administrativas, por el contrario, de algún modo trata de evitarlos, lo posterga, se siente perdido.  Con la ayuda del hijo de un vecino, Zooler (Tomer Kapon), realiza ciertos actos no convencionales, más propios de un adolescente que los de una persona con su edad. Tiene la necesidad de negar lo sucedido refugiándose en conductas erráticas, porque está distraído y disperso. De este modo cada uno de ellos trata de sobrellevar el trance, como pueden, solos, y les lleva un día más de lo planeado.

La narración tiene un ritmo lento acompañando la dramática circunstancia que vive la pareja, y el desarrollo del relato se empantana en ciertos momentos con algunas escenas extensas por demás, impidiendo que la historia fluya adecuadamente.

Una vez asumida la realidad, porque se sabe que no hay retorno, está en la capacidad de cada uno asimilarlo, reconfigurándose para intentar llevar una existencia más o menos aceptable y encarar un nuevo futuro para el resto de sus vidas.  

 

 

Calificación: Buena (Ariel Abosch )

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.