Buenos Aires, 20 de noviembre de 2017

Buscador

 

 

Destacado

"Elle, abuso y seducción"

 

 

 

“La otra mujer” (*)

 

 

Titulo: “Elle, abuso y seducción”. Titulo original: “Elle”, Francia, Alemania, Bulgaria 2016, hablada en francés, con subtítulos en español. Realización Paul Verhoeven. Guión: David Birke, basado en la novela de Philippe Djian. Producción: Saïd Ben Saïd, Michel Merkt. Fotografía: Stéphane Fontaide. Música; Anne Dudley. Casting: Constance Demontoy. Diseño de producción: Laurent Ott. Diseño de vestuario: Natalie Baoul. Supervisión edición de sonido: Alexis Place. Supervisión de efectos visuales: Philippe Frere, Marc Jouveneau, Hugues Namur, Nicolas Rey. Coordinación de dobles: Emmanuel Lanzi, Patrick Ronchin. Compaginación: Jobter Burg. Intérpretes: Isabelle Huppert (Michèle Leblanc), Laurent Lafitte (Patrick), Anne Consigny (Anna), Charles Berling (Richard Leblanc), Virginie Feira (Rebecca), Judith Magre (Irène Leblanc), Christian Berkel (Robert). Estreno en la Argentina: 16 de marzo de 2017, presentado por Sony Pictures. Género: Drama. Duración: 130 minutos, S/M.16 años

 

 

 

 

El casi octogenario director holandés Paul Verhoven, quien se hiciera conocido por el gran público allá en 1983 con “El cuarto hombre” y luego desarrollara  una exitosa carrera en Hollywood, con títulos como “RoboCop” (1987) y “Bajos instintos” (1992), retorna a sus inicios con un filme intimista y simultáneamente intimidante.

Para ello cuenta en su plataforma principal de despegue a la gran Isabelle Huppert componiendo otra vez un personaje complejo como si no estuviese actuando, siempre es ella, diferentes roles dentro de un mismo personaje. Todos creíbles, desconcertantes.

La narración abre con un plano cerrado de los ojos de un gato, quien es el único testigo de la violación de una mujer por parte de un encapuchado. Acto seguido Michelle Leblanc se levanta, ordena y asea la habitación donde se produjo el acto, se limpia la sangre que le corre por las piernas, y se dispone a cenar.

En una reunión posterior con su grupo selecto de amigos anunciará que “cree” haber sido violada en su domicilio, mujer de apariencia débil.

La otra mujer, dentro del mismo cuerpo es una exitosa directora de una empresa que se dedica a la producción de videojuegos, los juegos violentos en la pantalla que no terminan de seducirla, ella misma se presenta como poderosa, manipuladora, intransigente, perversa, cuando no con un poco de sadismo para con sus empleados.

Ambas mujeres se deben enfrentar al mundo misógino de los hombres, pero también establecer el lugar de la otra mujer, en otro cuerpo, su amiga y socia en la empresa con la que comparte y disputa el liderazgo, y otras pretensiones

Su madre con la que también compite a partir de un pasado siniestro en común, ambas sobrevivientes del padre de una, el marido de la otra, una madre que lucha para que el futuro no se haga presente, el tiempo no transcurra.

Lo mismo ocurre en la posición que se coloca en medio de su nuera, a la que no soporta, y el hijo al que menoscaba permanentemente.

De condición constante el filme filtrea, a partir de la intransitividad del verbo, en una especie de juego en el cual nada es lo que parece, o sí, pero en ordenes inversos a lo expuesto, llevando al espectador a aplanes impensados de extorsión moral, con un recorrido desde el texto haciendo alarde de la incorrección política y plagado de humor, cuanto más cáustico e irritante mejor.

No hay sólo carnalidad sino también sometimiento, juego simbólico, violencia implícita, voyeurismo, todo en un mismo personaje.

La estructura narrativa podría pensarse como netamente clásica, su recurrencia a la utilización de analepsis, sirven para justificar primariamente la construcción del personaje que al propio relato.

El director juega a interrogarse/interrogarnos ¿quién es ella?, ¿cuándo es quien es?, ¿donde? La otra mujer siempre presente en todos los ámbitos, hasta la reverencia que merece en el mundo actual, esa instancia sagrada que es el cuerpo, propio o el de la vecina que pugna por santificarlo cristiana, religiosa y fanáticamente.

El joven Paul Verhoeven trabaja en los limites, no deja nada al azar, desde un primer instante hay una permanente tirantez entre los personajes, siempre hay un doblez, un otro en conflicto, interno o externo, llevados adelante por Michelle, en forma de conflicto de intereses, competencia, abuso de poder, seducción.

(*) Obra de Woody Allen, realizada en 1988.

 

 

Calificación: Muy buena (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.