Buenos Aires, 20 de noviembre de 2017

Buscador

 

 

Destacado

"Hambre de poder"

 

 

 

“El lobo estepario” (*)

 

 

Titulo: “Hambre de poder”. Titulo original; “The faunder”, USA 2016, hablada en inglés, con subtítulos en español. Realización: John Lee Hancock. Guión: Robert D. Siegel. Producción: Don Handfield, Jeremy Renner, Aaron Ryder. Fotografía; John Schwartzman. Música: Carter Burwell. Casting: Ronna Kress. Diseño de producción: Michael Corenblith. Escenografía: Susan Benjamín. Diseño de vestuario: Daniel Orlando. Diseño de sonido: Yann Delpuech. Supervisión de edición de sonido: Jon Johnson.  Supervisión de efectos visuales: Alan Munro. Coordinación de dobles: Jennifer Badger. Compaginación: Robert Frazen. Intérpretes: Michael Keaton (Ray Kroc), Nick Offerman (Dick McDonald), John Carroll Lynch (Mac McDonald), Linda Cardellini (Joan Smith), B.J. Novak (Harry J. Sonneborn), Laura Dern (Ethel Kroc), Justin Randell Brooke (Fred Turner). Estreno en la Argentina: 30 de marzo de 2017, presentado por Diamond Films. Género: Drama. Duración; 115 minutos, ATP

 

 

 

 

El título original (“The founder”), hace referencia directa a quien fuera el responsable de la globalización y crecimiento del imperio casi monopólico de McDonalds. No a su creador o creadores. Una biopic centrada en la persona de Ray Kroc quien llevo a la máxima expresión la idea de franquicias comerciales.

El filme sirve de vehículo para que Michael Keaton demuestre que ese resurgimiento a los primeros plano de Hollywood no fue una golondrina de la mano del director mejicano Alejandro Gonzalez Iñarritu con “Birdman” (2014), por la que Michael Keaton obtuvo su primera  nominación al “Oscar”.

Su actuación en ésta nueva producción es memorable, supera la anterior, comenzando por las mascaras que muestra y presenta, continuando con el compromiso corporal para hacer creíble al personaje, ayudado por un guión y un desarrollo  que circula desde la mediocridad nuestra de cada día, a la ambición exacerbada de modo patético, hasta la violencia perversa y las ansias de poder desmesurada, donde el “héroe” no sólo muestra las garras sino que afila los colmillos. 

La película nos muestra en un principio a Ray Kroc como un opaco vendedor de lo que sea, ningún éxito se hace presente, cambia de objetos, hasta que descubre a los hermanos Dick y Mac McDonald (Nick Offerman y John Carroll Lynch respectivamente), los verdaderos creadores del sistema de producción en cadena, pero para hacer hamburguesas.

Ningunos genios, otros oportunistas que trasladaron una de las representaciones más claras del capitalismo extremo al ámbito gastronómico. La cadena de producción a partir del montaje en secuencia continúa, una línea de producción de flujo constante.

Todo esto sin desmerecer la inteligencia de Dick de adoptarla y llevarla al éxito, circunscripto a un solo local, tratando de preservar la calidad de sus productos.

Narrada de manera clásica, progresiva, se separa del resto de las películas del género al que se adscribe, a partir de mostrar que el “American way of life” no está exenta de sacrificios de heroísmos, ni de perversiones

Por momentos coquetea con cierto extremismo formal, utilizando pequeños puentes narrativos, (las subtramas necesarias) que la transforman en el signo de una representación, sustentada también a partir de una música incidental industrial, una buena dirección de arte, privilegiando el vestuario y la iluminación muy de la época como espejo del relato.

Exponiendo claramente la fragilidad de la vida humana (los hermanos) y la falta de sentido humanista que le otorga el terminar de poseer el cuerpo social al personaje presentado.

Una historia que surge de una realidad, pero que se metarfosea en una parábola de como el poder, sea cual fuera, cuando no puede o no quiere dialogar con un oponente que se le resiste, tiene dos variables de acción,  lo ignora o intenta destruirlo.

En definitiva, entretiene, sí, a pesar de que lleva al espectador de la compasión por el personaje a la repulsión sobre el mismo, con los ingredientes necesarios, claro.

(*) Realizada por Fred Haines, en 1974.

 

 

Calificación: Muy buena (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.