Buenos Aires, 28 de mayo de 2017

Buscador

 

 

"El ciudadano ilustre"

 

 

Título: “El ciudadano ilustre”. Título original: Idem, Argentina 2016, hablada en español. Fotografía y realización: Gastón Duprat, Mariano Cohn. Producción: Fernando Socolowicz. Guión: Andrés Duprat. Diseño de producción: Carolina Krasñansky.. Música: Toni M. Mir. Dirección de arte: Maria Eugenia Sueiro. Diseño de vestuario: Laura Donari. Dirección de sonido: Adrián De Michele. Compaginación: Jerónimo Carranza. Intérpretes: Oscar Martínez (Daniel Mantovani), Dady Brieva (Antonio), Andrea Frigerio (Irene), Belén Chavanne (Julia), Nora Navas (Nuria), Marcelo D'Andrea (Florencio Romero), Iván Steinhardt (Detractor), Manuel Vicente (Intendente), Estreno en la Argentina: 08 de septiembre de 2016, presentado por Disney Pictures. Género: Drama. Duración: 118 minutos, S/M.13años.

 

 

 

 

Según Brecht, son sombríos los tiempos en que la gente pide que se ledescargue de la preocupación de defender sus intereses reales y su libertad. Son los tiempos del hombre cínico, que abomina de la sociedad y desprecian sus convenciones, y son los tiempos también del disidente, que no quiere someterse a los hechos consumados y, a contracorriente, toma partido por la libertad.  Esencialmente ese es el concepto que manejaron Gastón Duprat y Mariano Cohn,  cerrando su trilogía iniciada por  “El artista” (2008), continuada  en “El hombre de al lado” (2009) y finaliza con “El ciudadano ilustre”,  en donde los protagonistas chocan con la realidad de un ser que solo enfrenta lo cotidiano para sobrevivir, y  al que no le interesa los valores de otro cuyo alimento radica en la cultura. En “El ciudadano ilustre”, con guión de Andrés Duprat,   que consta  de un prólogo y cinco capítulos (La invitación, Salas, Irene, El volcán y La cacería),  mantienen la idea de insistir en una reflexión sobre la cultura y a la vez sobre la condición humana.

Herbert Read   decía, en su libro “Al diablo con la cultura”,  que: "la actitud política característica de nuestros días no es de fe positiva, sino de desesperanza”. Por lo tanto, sostenía, desde esa premisa que  se observan  ciertas predisposiciones en la sociedad en las cuales  muchos individuos se refugian y buscan  seguridad  en el anonimato del rebaño y en la rutina, sin que parezcan tener ambiciones más allá de subordinarse, y funcionar de acuerdo a los mandatos de un ser superior o un hombre  que con voz un poco más alta y un dedo acusador  pueda dirigir ese rebaño.

Precisamente, Read recuerda a Nietzsche, como el primero que llamó la atención sobre el significado del individuo como una medida dentro del proceso evolutivo. La relación entre individuo y grupo es el origen de todas las complejidades de la existencia. En este proceso, el individuo acaba viendo primero deformados sus instintos y luego finalmente inhibidos. Gracias a un rígido código social, la vida se convierte en convención, conformismo y disciplina, de la que escapan seres anárquicos como los artistas.

Según Herbert Reed“Desde que la democracia tomó la forma de concepción política clara, en los tiempos de la ciudad–estado de Atenas los filósofos partidarios de dicha concepción tenían que vérselas con la anomalía del artista . Han entendido que, por su propia naturaleza, el artista es incapaz de encajar dentro de la estructura  de una sociedad igualitaria. Es – indudablemente -  un inadaptado social, un psicópata, a juicio del vulgo. Para los filósofos racionalistas, como Platón, la única solución era expulsarlo de la sociedad. Un racionalista moderno seguramente le recomendaría que se sometiera a tratamiento para curarlo de su neurosis.

Carl Jung habló de "arquetipos del inconsciente colectivo", consistentes en complejos factores psicológicos que dan cohesión a una sociedad, y en la propuesta de Duprat y Cohn se ve claramente el manejo de esos arquetipos y de sentimientos como la envidia que de acuerdo  a Dante  Alighieri en el poema del Pugatorio de “La Divina Commedia”,  era:   "Amor por los propios bienes pervertido al deseo de privar a otros de los suyos.", ya sea un premio o dinero o poder.

“El ciudadano ilustre” es reflejo de lo anteriormente dicho, pero además una reflexión sobre el proceso creativo, de un personaje de ficción, que representa a los artistas reales. Es también el sufrimiento de un artista, de un hombre, que debe luchar contra las presiones que se ejercen sobre su persona, representadas por – en este caso - una editorial que exige un próximo libro, compromisos para dar conferencias y un pueblo que busca reconocimiento a través de él, pero luego lo expulsa , como sostenía Platón, de su sociedad.

El absurdo es el hilo conductor de la trama. Un absurdo que tiene leyes inamovibles y muestra a los personajes en toda su alteridad. El protagonista  es un héroe absurdo que debe decidir si vivirá o morirá, enfrentado a un universo “súbitamente despojado de ilusiones y luces”, diría Camus.  En “El ciudadano ilustre”  hay una constante tensión entre su deseo y lo que debe hacer,  relacionada con el regreso su pueblo de donde nació, Salas, y el mundo en el que eligió vivir. Entre la vida pueblerina, simple y plagada de envidias y enconos y, la gran ciudad, Barcelona, con otro tipo de problemática, pero tampoco  exenta de los males que afectan al pueblo

Mantovani el escritor, ganador de un premio Nobel de Literatura, regresa como el hijo pródigo, que puso de relieve en los medios de comunicación del mundo a su pueblo, Salas,  pero que desde su primera pisada en suelo argentino todo se vuelve caótico y absurdo. Tal vez esta evocación del escritor vilipendiado y agredido sea un pequeño homenaje a Manuel Puig, al que se lo consideró héroe y villano en su pueblo natal General Villegas, y murió en Cuernavaca (México).

Quien haya vivido en un pueblo alguna vez recordará el dicho de “pago chico, infierno grande”, las mezquindades están a flor de piel, y el mal gusto, se disemina por doquier, especialmente en la muestra de pintura en la que se debe elegir un ganador, que por cierto ya estaba declarado. También está presente la cordialidad auténtica del hombre humilde que ofrece un mate sin reclamar nada, ni siquiera un gracias.

El absurdo que tiñe al filme está relacionado con la entrada y salida del pueblo por Mantovani. Entra subido  a un camión de bomberos con el intendente y la reina de la belleza a su lado y sale  también de pie en una camioneta de noche y sin sirenas, pero sin saber que tal vaya hacia la muerte. 

Pocas veces es observable en la cinematografía argentina un retrato  tan descarnado de la torpeza, de la picardía criolla, de los fanatismos, de ese sentimiento del ser nacional, que nadie sabe explicar  bien que es,  pero que es importante manifestar.

La excelente actuación de Oscar Martínez permitió dejar lucir a sus antagonistas como: Andrea Frigerio, Manuel Vicente y Dady Brieva, y todo un elenco de figuras secundarias: Marcelo D’Andrea, Ivan Steinhardt, Belén Chanover, Larquier Tellarini, cuyos escasos recursos gestuales supieron aportar la profundidad requerida en la intencionalidad de los directores de mostrar oculta tras una comedia agria y delirante, la máscara de un gran cinismo que recuerda nadie es profeta en su tierra, y  que el éxito es algo que se paga con el rechazo y la agresión.

 

 

Calificación: Buena (Beatriz Iacoviello)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.